Retiremos el término "periodismo ciudadano"

8 ene. 2010


Diciembre de 2009

Hablemos de periodistas ciudadanos.

Hay mucha gente que piensa que ellos pueden reemplazar a los profesionales del periodismo audiovisual. Periodismo ciudadano es un término incorrecto. No existe tal cosa. Hay ciudadanos y hay periodistas. Todo el mundo puede ser una de las dos cosas, pero ser un periodista significa que eres profesional. O si has estudiado periodismo, o has pagado tus deudas y costos, escalando despacito directo hacia la meta. Los periodistas cobran generalmente mal, pero ellos cobran. En nuestra opinión, una vez que tienes tu tercer pago por una historia que escribes o una fotografia que has hecho, o un clip de un vídeo usado en televisión, te enfrentas a la decisión de si quieres seguir en eso como vocación o profesión. Si decides hacerlo, te conviertes en un periodista novato. Esos que escriben o fotografían por el mero placer de hacerlo son AMATEURS. Esa palabra viene del latín, "aquellos que aman hacer". Sin embargo, no son periodistas.
(Continuar)

The Digital Journalist, incluso siendo solo una mera revista web, ha estado añadiendo e incluyendo hasta lo máximo posible los principios profesionales del periodismo desde que empezó. Todas las 30.000 palabras de cada número de la revista son repasadas gramatical y fonéticamente y los hechos son contrastados y corroborados por nuestra editora de copias, Cecilia White, quien ya ha trabajado para Associated Press, el New York Times y The Economist.

Los periodistas profesionales del audiovisual cubren incendios, inundaciones, crímenes, la legislatura y la Casa Blanca todos los días. Hay por tanto una línea o cordón de bomberos o una línea policial, o de seguridad, o del servicio secreto quienes les permiten a los periodistas entrar, previa muestra de las credenciales proporcionadas por los departamentos o las agencias correspondientes. En Nueva York, por ejemplo, trabajando en un comite como el departamento de policía o de bomberos, las nuevas organizaciones envían datos y se apuntan cada año para conseguir las credenciales y los pases de prensa. Un periodista profesional del audiovisual, apuntado por el departamento de prensa asociada de Nueva York (NYPPA) pasa sin problemas y consigue la credencial.

Un "periodista ciudadano", un amateur, siempre estará por detrás de esa línea, fuera de ellas. Imaginen la Casa Blanca abriendo las puertas para admitir a todos los que portan una cámara del mobil en un evento presidencial.

No verás a muchos periodistas ciudadanos por los campos de batalla de Afganistán. Requiere mucho dinero pagarse el viaje, el equipamiento, las vestiduras anti-balas, traductores o "fixers" y así una larga lista. ¿Porqué debería una unidad militar incrustar a un pseudo llamado "periodista ciudadano"? Porque no creo que sea una buena idea, ¿o sí? Pues no. Todas la unidades aceptan a un fotorreportero profesional con algunas nociones de escepticismo. Porque un falso movimiento de alguien no educado en ese terreno pone en peligro las vidas de toda mujer y hombre en la unidad, los militares evalúan a esa persona. Es por eso que los periodistas que realizan este trabajo tienen el visto bueno de agencias consagradas. ¿Quién acreditará o avalará a los periodistas ciudadanos?

Nosotros abogamos por la retirada del término "periodista ciudadano". Estas personas pueden llamarse ciudadanos "trepas", intentando entrar en el mundillo, pero no es más apropiado llamarles periodistas ciudadanos de lo que sería sentarse ante un juez ciudadano o ser operado por un cirujano cerebral ciudadano.

Debido a los ingresos cada vez más bajos, los periódicos, revistas y cadenas de televisión actualmente piensan que pueden conseguir estos "voluntarios" para reemplazar a los profesionales. Si ese es el caso, esperamos que el siguiente paso no sea tener a un editor ciudadano conduciendo los medios periodísticos tradicionales o cualquier tipo de medio audiovisual para ese asunto.

Muchos de estos problemas vienen de internet, medio que por años ha sido despreciado por los editores profesionales. A medida que el negocio recorta presupuestos, estos editores y publicitarios piensan que pueden abandonar la edicion impresa, y comienzan a escribir por medio de blogs en internet noticias sin cubrir las historias como suceden realmente. Si, hay un millón de nuevos blogs, pero solo un New York Times. Pero para continuar con su reputación, el Times debe mantener sus principios editoriales. Así deberíamos hacer también todos nosotros.


Original publicado en The Digital Journalist
Traducido por Oscar Pinal.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  © Plantilla On The Road por Ourblogtemplates.com Fotografías y textos (excepto otros créditos) por © © Oscar Pinal 2014

Back to TOP