Carga policial en el mitin de Rajoy y Feijóo en Ourense.

20 oct. 2012

Pues eso, que mientras el presidente del gobierno Mariano Rajoy y su homólogo autonómico Alberto Núñez Feijóo, celebraban un mitin en el interior del Pabellón de los Remedios, en Ourense, fuera se estaba gestando lo que acabó como una carga brutal en toda regla. Como siempre, el que protesta, dirán algunos, tuvo la culpa.

Pero, ¿no es bastante raro que se traigan policía nacional de Madrid para un mitin político, que agredan a menores de edad, que persigan a un servidor y lo amenacen con romperle la cara, la cámara y llamarle hijo de p*** varias veces y que esto se repita bajo un clima de total impunidad ante hechos que delatan algo más que mala suerte, crisis y buenas acciones gubernamentales?

Es que, permítanme opinar un poco, pero me da que el color se está cambiando a blanco y negro, que aunque muy bonito en fotografía, pierde su encanto cuando recordamos capítulos históricos de nuestro pasado más hermético socialmente hablando.

No se vosotros, pero yo pocas veces presencio violencia gratuíta como esta, más bien, regalada. Es que todavía no me explico, qué era lo que molestaba tanto a los policías para hacerlos retroceder metros de la acera, si por allí ya podía pasar un autobús cargado de elefantes, parecido al que utilizó el PP para traerse a todos sus amigos octogenarios, sí.

Que me perdonen otra vez la opinión, pero creo que cuando un policía te mira como un balón de fútbol para patearte, o como una pinhata de cumpleanhos, algo funciona mal, no sólo en el CNP.
Creo que la cúpula que controla este gobierno, como también los estamentos más sagrados que generaciones previas, bajo lucha y sudor, intentaron dignificar, estos tíos se los están cargando en un abrir y cerrar de ojos.

Sea el FMI, sea Merkel, sea la diversión personal de un pelele, lo que no puede ser es que escribamos, juremos y proclamemos a los cuatro vientos que existe democracia, cuando lo que vemos muchos (y cuando digo muchos, realmente son muchos) es una total farsa que la gran mayoría, "se la pasa por el forro".


Read more...

Flash Nikon SB-900 y pilas del LIDL

14 oct. 2012

Esto que escribo no es una entrada publicitaria. A mi ninguna marca me paga absolutamente nada.
Básicamente, describo un caso que he tenido con el flash en cuestión, con las pilas en cuestión y con una cita que tuve ayer, una boda.

Después de leer extensas comparaciones, vídeos en youtube con casos de calentamiento y desagradables apagones del flash en momentos inesperados y cruciales o de pilas que se desvanecen a la velocidad que la educación en este país, pues a mi me ha tocado la suerte de contar algo agradable.

Una boda y 1395 obturaciones después (691 fotografías, sin contar las fotografías borradas, fueron con flash), os aseguro que ni el Nikon SB-900 se calentó un segundo ni las pilas recargables que usé (TRONIC de 2500mAh) se gastaron, todo lo contrario, ambos aguantaron perfectamente.

Parece que para algo así, 1395 son muchas fotos. Bueno, de hecho lo son, pero en una cita como esta, tienes que asegurar el tiro, porque hay que tener en cuenta que:

- la gente pestanhea
- las poses no son siempre placenteras para presentar al cliente (muecas, gestos...)
- gente trepidada en la toma
- error en el foco
- pies cortados, manos cortadas, hay de todo un poco.



691 fotografías decentes para comenzar a cribar.
De estas 691 tienen que salir un cuarto mínimo, porque hay:
ráfagas, secuencias, tomas desde diferentes ángulos, descuidos no borrados...



En todas estas 1395 fotografías, las pilas recargables del LIDL, unas TRONIC de 2500mAh, pilas NI-MH (níquel e hidruro metálico, suena contaminante de narices) y con un precio muy cometido (3,95€), aguantaron sin fallar una sola foto, es más, siguen vivas ahora mismo y posiblemente me vaya a darles más canha para contar cuánto más pueden aguantar.


Pilas TRONIC 2500mAh
Flash Nikon SB-900 todavía funcionando perfectamente.


Como se puede ver en la siguiente captura de Bridge, de las 691 fotografías, hay un uso de la apertura, ISO y focal muy variados. Y lo que se desprende de esto es que el flash ha podido funcionar tanto a 1/1 de potencia como a 1/128.



Mediciones de ISO, aperturas y focal.


Os aseguro que tanto la iglesia como el restaurante no estaban precisamente "bien iluminados", y me corté de usar ISO muy alta para que no repercutiera a la hora de editar las fotografías (ruido, falta de detalle), valiéndome para ello de aperturas muy luminosas (desde 1,4 hasta 16).
Aún así, el flash saltó sin parar y sin calentarse un ápice con tiempos de refresco entre 3 y 5 segundos en los casos de descarga total, y las pilas, como si nada.

También hubo tiempo para apagar el flash y para tomarse un respiro, o una "queimada".

Read more...

  © Plantilla On The Road por Ourblogtemplates.com Fotografías y textos (excepto otros créditos) por © © Oscar Pinal 2014

Back to TOP