La batalla de los megapíxeles

7 feb. 2010

Llevo casi cuatro anhos en el mundo de la fotografía, un suspiro vamos, pero me he acostumbrado tanto a buscar, leer e informarme sobre temática en este campo que puedo decir que ya soy un freaky más. Pero no un freaky cualquiera, ya que no comparto del todo la parte estúpida de la lucha o batalla de los megapíxeles, esa carrera extranha que los lectores de foros, acaudalados ninhos de papá y demás profesionales del terreno se traen entre manos, intentando ser el primero en poseer la tecnología que se obsoleta cada 3 segundos, como la memoria de un pez. ¿Y para qué? Pues para desechar una cámara que poseen y que aun funciona, y cambiarla en menos de un suspiro por una nueva que ha salido hace un día y que revoluciona los 5 minutos de gloria que tendrá en el planeta de los gadgets. ¿Aun no se dan cuenta que son solo maniobras del marketing? Ventas, ventas, lo único que importa para la gran casa Canikon. Leed este articulo, ponedle musica de circo y os dareis cuenta de lo que digo, parece una carrera de Alonso en el Formula-1.
(Continúa)
Que decir de esos que se te acercan y dicen aquello de:
-¡Ostia! Que camarón tienes ¿eh? Con esa cámara, cualquiera. ¿Cuántos megapíxeles tiene?
- Espera, ¿comorl? ¿Y eso que importa?
No me veo en 1980 con una Canon AE1 danzando por cualquier calle y que me paren y me digan:
-¡Ostia! ¡Menuda cámara más guapa! ¿Cuanta densidad de granos tiene esa película Tri-X que monta?
Cuantos más megapíxeles, para el mundillo corriente, más guay eres.
El video en las cámaras réflex, otra más. Hace un anho o así, era impensable. Ahora está aquí, y ha venido para quedarse, pero no solo entre el mercado de las grandes cámaras de usuarios profesionalísimos. Ahora resulta que sino posees una cámara con video que grabe 1920x1080 HD pues en resumidas cuentas, no eres nadie en el mundo de la fotografía, plus de que estás utilizando una herramienta ya vieja, lenta, nada “cool” y que no responde a los tiempos que corren. Tengo suerte, menos mal que no he nacido en Corea del Sur ni poseo una réflex Sony, porque entonces vería mi inminente linchamiento en 720p colgado en Youtube.

Me he encontrado unos artículos de grandes fotógrafos (por su trabajo, no por el numero de MP de su cámara) que describen con un buen texto mi queja personal.
El primero es un artículo de Ken Rockwell (para algunos conocido como el Chuck Norris de la fotografía).
El articulo, ESTE ---> (en inglés y en castellano) es del  anho 2006, se titula "Your camera doesnt matter" y en él asegura, con ejemplos comparativos, que la cámara no importa, el que realmente importa es el fotógrafo, sus ideas y su imaginación. Queda claro que una cámara sola nunca hará una imagen, pero él va más allá. Comenta ejemplos de personas que con un simple teléfono con cámara, pueden hacer mejores fotos que el típico profesional cargado de cincuenta trastos de iluminación. Pone unos claros ejemplos de como Ansel Adams, hace unos 50 anhos, realizó una variedad de imágenes increíbles y preciosas, técnicamente muy difíciles de realizar a día de hoy, y sin necesidad de filtrar nada en Photoshop. Creo que comparto el 100% de la idea principal de su artículo, que viene a decir algo como esto:
-Si dudas de tus dotes como fotógrafo, no lo achaques a tu cámara, o a la de los demás. Ni una Nikon última generación ni una Canon lograrán cambiarlo. Es crucial replantearse si realmente merece la pena gastar miles de euros para ver que la situación no cambiará un ápice.
Leedlo.
El segundo artículo (en inglés), titulado "Alex Majoli, apunta y dispara", trata sobre un conocido fotógrafo de la agencia Magnum, Alex Majoli, el cual, con unas simples Olympus (C-5050, C-5060 y C-8080) compactas de 4, 5 y 8 megapíxeles (si, 8, que sacrilegio) trabajó en medio de la guerra en Congo e Irak y realizó un reportaje social en China, mientras sus companheros de profesión lo tachaban de loco. En estas dos primeras ocasiones, y valiéndose de su ingenio, tomó imágenes tan impactantes como estas:

  (Photos by Alex Majoli/Magnum Photos)

Lo que me lleva a pensar que este hombre, incluso si le regalas una compacta desechable, esas que ganas al tomarte un cubata en un pub de playa, es capaz de hacer un reportaje que se publique en cualquier magazine de tirada internacional, basándome otra vez, en que la cámara no importa, sino en como compone nuestra mente, a expensas de la herramienta que usemos.
De nada vale comprar una Nikon D3X o una Canon 1D Mark IV o una Hasselblad H4D-40 si con una Holga no sabemos ni exponer bien. No esperes que los automatismos de una cámara realicen las fotografías por ti. Lo único que importa es nuestra mirada, la luz, entenderla y aprender sus secretos. Nos sorprendería ver como trabajos que tienen ya 80 anhos o más, siguen impresionando tanto por su originalidad y frescura, así como por la técnica utilizada en aquellos tiempos, sin necesidad de retoques digitales ni de HDRs.

1 comentarios:

bemo 23 de marzo de 2011, 2:38  

Exelente el articulo! esta muy bien explicado, la gente ya tiene este concepto como un estereotipo y eso deberia ser cambiado, saludos desde peru!

Publicar un comentario

  © Plantilla On The Road por Ourblogtemplates.com Fotografías y textos (excepto otros créditos) por © © Oscar Pinal 2014

Back to TOP