AIRCOMET, Terminal 2 aeropuerto de Barajas, Madrid (2 de noviembre de 2009)

3 mar. 2010

Gerardo Díaz Ferrán no pasó por sus mejores días al frente de una empresa como Aircomet. Su casa continúa hipotecada para hacer frente a las deudas, que superan los 100 millones de euros, y su desacertado comentario de "yo no volaría en Aircomet", no ayudaron precisamente a la moral de cientos de trabajadores que poseía, ni siquiera a la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), de la cual es presidente desde febrero de 2007.
El 2 de noviembre de 2009 pude presenciar personalmente el trabajo de los servicios mínimos (4 empleados, 2 oficiales) a los que Aircomet estaba abocada a recurrir.
(continuar)
Sus trabajadores se manifestaron por la grave situación que sufrían al no haber cobrado en 6 meses. La compañía no fue noticia hasta los últimos días de diciembre de 2009, cuando finalmente cierra y presenta un ERE a toda la plantilla, unos 660 empleados. El gobierno de España cedió, por medio del Ministerio de Fomento, aviones de varias companhías hasta el 26 de diciembre, que realizaron el mismo itinerario que Aircomet hacía a latinoamérica para trasladar a los usuarios de la compañía a sus destinos, que se quedaron encarcelados en la Terminal 2 de Barajas, en Madrid.
Éste día, el problema no solo afectaba a los que volaban con Aircomet, sino a quien recibía gritos e insultos por contestación, ante la impasividad de los que realmente deberían haber estado en el mostrador dando la cara: Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual.






0 comentarios:

Publicar un comentario

  © Plantilla On The Road por Ourblogtemplates.com Fotografías y textos (excepto otros créditos) por © © Oscar Pinal 2014

Back to TOP